Conserjería

DISEC, empresa cuya filosofía se centra en dotar a sus clientes de un paquete de servicios integral, de manera que se de facilidades en la gestión a Centros de Negocios, Recintos de oficinas, Zonas de aparcamiento para su control de acceso, Mancomunidades, Urbanizaciones, Zonas residenciales, etc.

Nuestros conserjes llevan a cabo estudios de consumos actuales para conseguir un Ahorro y eficiencia energética, incluso a coste cero.

En función de los datos obtenidos proponer todos los cambios que conlleven un ahorro de energía.

Desde la planificación del servicio a la ejecución del mismo Grupo Disec  proporciona:
  • Auxiliares de Control.
  • Conserjes.
  • Personal de Mantenimiento.

Instalaciones y Mantenimientos de:

  • Porteros Automáticos.
  • Puertas de Garajes.
  • Tornos de acceso y puertas peatonales.
  • Automatismos y Domótica.
  • Sistemas GARE (Gestión automática y reducción de gasto energético).

Buenas prácticas para reducir el consumo de energía aplicadas por nuestros conserjes

  • Evitar el uso innecesario del alumbrado (iluminación demasiado fuerte).
  • Uso de tecnología eficiente de baja demanda de electricidad para producir el mismo nivel de iluminación. Pueden sustituirse los tubos fluorescentes tradicionales por otros de alto rendimiento. Se obtiene un 10% más de flujo luminoso con menor consumo y mayor vida. Sustituir las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo: para un mismo nivel de iluminación, ya que ahorran hasta un 80% de energía y duran ocho veces más.
  • Utilizar detectores de presencia o temporizadores en servicios, despachos individuales, almacenes o pasillos, para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.
  • Una limpieza de lámparas y luminarias programada dos veces al año, implica una reducción del 20% de la energía consumida.
  • Utilizar fotocélulas o temporizadores en la iluminación exterior.
  • En espacios grandes conviene sectorizar el alumbrado, de tal forma que sólo se enciendan aquellas luces cercanas al pulsador de la luz.
  • Instalación con bajo costo de mantenimiento.
  • Iluminación suficiente y uniforme que garantice total libertad a la hora de situar la maquinaria o bancos de trabajo.
  • Utilizar luz natural siempre que sea posible,
  • Aprovechar la luz natural produce un ahorro en iluminación y es una fuente de calor gratuito durante el invierno.
  • Establecer temperaturas de confort ajustadas al proceso de producción. Por ejemplo, en una oficina en invierno sería suficiente una temperatura de calefacción de 20ºC.
  • Las calderas deben someterse a revisiones periódicas. Una caldera sucia tiene dificultades para la combustión y por tanto consume más y puede provocar accidentes.
  • Revisar el aislamiento en los sistemas constructivos y en calderas y depósitos.
Menú